Kooch 500/80 es un radiador en aleación de aluminio fabricado con elementos y ensamblados mediante manguitos de acero y jutas especiales de estanquidad, destinado a ser montado en instalaciones de calefacción por agua caliente centralizadas e individuales.

El nuevo radiador kooch es el resultado de un profundo estudio e investigación para optimizar la performance del radiador de modo de poder ofrecer un producto con elevada prestación mecánica y térmica.

El diseño particularmente cuidado lo convierte en un radiador agradable para combinar estética y confort.

Posee un alto grado de innovación, logrado gracias a un esfuerzo tecnológico para hacer un radiador apto para utilizar a baja temperatura.

Los radiadores kooch han sido estudiados para maximizar la eficiencia del aluminio en el intercambio térmico del radiador.

Todas las operaciones de fabricación están sometidas a minuciosos controles de aseguramiento de calidad instrumental y visual.

El radiador kooch es inalterable en el tiempo gracias al específico tratamiento anticorrosivo por inmersión, previo al pintado, que confieren a la superficie interna y externa una optima resistencia a la corrosión.

El proceso de pintado se realiza con pintura epoxi en polvo aplicado por vía electrostática polimerizada en horno a 180°C.

La potencia térmica del radiador kooch está caracterizada por la baja inercia térmica que permite una rápida respuesta a las regulaciones en función a los cambios exteriores de temperatura reduciendo el consumo de energía.


El radiador kooch posee un diseño exclusivo del cabezal que le confiere una excelente
estética con mejor convección y potencia térmica.


El nuevo diseño de las aletas laterales entrecortadas, a diferencia de las continuas,
disminuye la velocidad del flujo de aire convectivo aumentando la temperatura del
mismo y favoreciendo el intercambio térmico. Logrando el mismo rendimiento térmico
con mayor relación peso potencia con una alta eficiencia.


Diseño exclusivo e innovador de tapón inferior
El nuevo tapón no está soldado, evitando así la acumulación de escoria en el interior
del elemento y al mismo tiempo no genera fisuras y microporos en la zona de la
soldadura. Él mismo asegura la máxima estanqueidad gracias a la aplicación de
resina anaeróbica en la rosca durante el proceso de colocación. Esta resina es apta
para temperaturas de 250° C. Este sistema es el mismo que se utiliza en la industria
aeronáutica y automotriz. El tapón fue probado a 10 Bar y en distintas variaciones de
temperaturas de -10° C a 200° C.

Descargar Folleto aqui >

volver a "Radiadores"