La elección de la caldera depende de su ubicación en la vivienda, de la salida del conducto de humos, de la potencia térmica y del servicio que deseamos que cumpla (calefacción más agua caliente, o sólo calefacción).

Se puede elegir una caldera doble función evitando colocar un termotanque o calefón para el servicio de agua sanitaria caliente del hogar, ahorrando costos de instalación, consumo de gas y espacio. O una caldera solo calefacción, contando con otro artefacto que proporcione el agua caliente.

Es importante destacar que el ahorro de energía en un sistema de calefacción por agua ya sea con radiadores o suelo radiante más el agregado con la caldera la provisión de agua caliente sanitaria es muy importante.

El ahorro de energía es de aproximadamente de un 50 % con respecto a un sistema de calefactores de tiro balanceado o un sistema de calefacción por aire.